fbpx

Seguridad Bilateral México-EUA: la ruta de la confrontación.

Imagen Destacada
6 agosto 2021 Dr. Mario Arroyo Juárez

“La Iniciativa Mérida está muerta… estamos en otra era” declaró el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard en entrevista a The Washington Post a finales de julio del presente año. Este es un punto de partida para entender la “demanda civil” para que las empresas estadounidenses fabricantes de armas compensen al Gobierno de México por los daños causados por “sus prácticas negligentes”.

Es ingenuo suponer que esta es solo una “demanda civil”; es una acción concatenada donde el gobierno de México señala o exige un cambio a la tradicional política de cooperación bilateral en temas de seguridad y justicia; ahí están los señalamientos en contra la DEA, las acusaciones a USAID de financiar opositores, la sugerencia de fundar una organización diferente a la OEA que no sea comparsa de los Estados Unidos. Sin olvidar las heridas abiertas dejadas por la detención del General Salvador Cienfuegos, el caso en proceso de Genaro García Luna y un amplio rosario de acontecimientos recientes.

¿Tiene futuro la “demanda civil”? eso lo decidirá una corte; lo que queda claro si uno escucha a Steve Shadowen, de la firma Hilliard & Shadowen, quien acompañó al canciller Ebrard y al senador Ricardo Monreal en el anuncio de la demanda: esto es “un litigio estratégico”. En otras palabras, lo que significa es que México quiere sacar la discusión (de las armas de origen estadounidense y su letal violencia) de las cómodas salas diplomáticas a los tribunales. Confiando paradójicamente que allá sí tienen un sistema de justicia confiable. Lo inédito de la acción garantiza el mayor impacto mediático a nivel internacional.

Es una buena o mala estrategia la del gobierno de México: ¿Confrontar para después negociar? sin duda es una acción audaz. Debemos estar atentos y seguir los acontecimientos. Queda la duda si con esta acción legal, México hablando de armas ¿No se está dando un balazo en el pie? porque del lado estadounidense también podrían iniciar acciones legales o de otra naturaleza, contra los cárteles mexicanos que son responsables de muchas muertes por sobredosis de drogas en los Estados Unidos. En 2019 de acuerdo con el CDC 70,630 personas murieron por sobredosis de drogas, de las cuales 49,860 fueron vinculadas con opiáceos y drogas sintéticas, básicamente fentanilo, cuyo principal origen es precisamente el territorio mexicano.

Sin duda, estamos en otra etapa de la relación bilateral, una que no tiene acuerdos, ni una ruta clara, ni estrategia, de momento, solo confrontación.

Compartir