fbpx

La incursión de Rusia en Ucrania delinea una nueva realidad de seguridad en el mundo

Especialistas participan en la conferencia “Turbulencias geopolíticas: retos para las relaciones internacionales” organizada por la UDLAP

Imagen Destacada
7 marzo 2022 Crónica

Un escenario mundial agitado e incierto, moldeado por

la incursión bélica de Rusia en territorio ucraniano, es el marco -puede decirse que el laboratorio- para reflexionar acerca de la importancia de las relaciones internacionales en este primer trimestre de 2022; y así también dilucidar que se está delineando una nueva realidad en cuanto a seguridad en el mundo.

Este miércoles por la noche, especialistas sobre estos temas dialogaron dentro del webinar “Turbulencias geopolíticas: retos para las relaciones internacionales” como parte del Diplomado en Gobernanza Global organizado por la UDLAP Jenkins Graduate School .

“Ha sido una sorpresa ver hasta dónde ha llegado y puede llegar Vladimir Putin. Se sabía que es un presidente con tintes autocráticos, que hay dudas sobre la salud de la democracia en Rusia… pero siempre se pensó que a pesar de todo era un tipo responsable. Pero a raíz de que en Rusia se elevó la alerta de las fuerzas de disuasión nuclear, en Estados Unidos se levantaron muchas cejas”, así describe el periodista Ariel Moutsatsos la reacción estadounidense luego de las acciones militares emprendidas por el gobierno ruso en contra de Ucrania.

Jefe del Buró en Washington DC y corresponsal de diversos noticieros, el internacionalista dibujó un panorama incierto ante el actual conflicto bélico. Tanto en Rusia como en Estados Unidos, las armas nucleares siempre están listas para ser disparadas. Entonces la tensi ó n también tiene que ver con la posibilidad de un ataque, aseguró el maestro en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid.

Moutsatsos también destacó cierta sensación en el mundo ante los liderazgos populistas. “No importa que hayan probado que hacen lo que dicen, la gente decide no creerles”. Y aclaró que en Estados Unidos persiste una gran incertidumbre sobre hasta dónde va a llegar Putin.

Maestro y doctor en Gobierno por la Universidad de Essex, Juan Carlos Gachuz apuntó que al menos se distinguen dos momentos en cuanto al papel que China juega en este conflicto. “A finales de 2021 hubo una cumbre bilateral, en el marco de la OCS (Organización de Cooperación de Shanghái), en la que China dio su respaldo completo a las acciones de política exterior emprendidas por el presidente Vladimir Putin dentro de la región”. Sin embargo, trascendió que durante la realización de los pasados Juegos Olímpicos de invierno en Beijing, los presidentes de Rusia y China acordaron que las acciones quedaran suspendidas hasta la finalización de los juegos.

Pero en los últimos días “parece que el gobierno chino ha balanceado la situación. Ha analizado las repercusiones que puede haber en términos de política exterior y doméstica, y ha matizado su discurso”, comentó Gachuz. Entonces parece que ahora la postura es más de negociación, sospecha el especialista. Comentó que también trascendió que el Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania llamó a su homólogo de China para solicitarle mediación en el conflicto; algo que el especialista ve con buenos ojos. “Se requiere de un actor no occidental, y China tiene la oportunidad de demostrar su liderazgo regional.

Por su parte, para la Maestra en Relaciones Internacionales e Integración Europea por la Universitat Autònoma de Barcelona, Érika Ruiz Sandoval, los europeos tampoco habían considerado la posibilidad de que Putin se pasara por alto “las líneas rojas establecidas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial”.

A su parecer, la Rusia putiniana actúa como una potencia revisionista. “Está buscando cambiar los términos de la arquitectura de seguridad europea fijados al final de la Segunda Guerra Mundial”. Y agregó que quizás aspire a algo más, pues muchos se preguntan por qué Rusia hace esto ahora. “Pienso que tiene que ver con un Washington que insiste en una guerra fría 2.0 con China. Entonces parece la última oportunidad de Rusia de dar un manotazo en la mesa y decir que también quiere participar en el nuevo acomodo que están planeando”.

Una nueva realidad en seguridad en el mundo

Ariel Moutsatsos resaltó la sensación con la que se está asimilando, sobre todo desde Estados Unidos, el actual conflicto ruso-ucraniano. Una sensación que nos dice que se ha originado una nueva realidad de seguridad en el mundo. “Esto -la guerra- no es algo pasajero. Esto es algo que ha cambiado la historia. En ese sentido, Estados Unidos y sus aliados se están preparando para plantar a la OTAN en modo absolutamente defensivo y de alerta por lo que quiera Putin hacer”.

Y es que una vez que las sanciones contra Rusia ya se han aplicado, hay una conciencia, de acuerdo con Moutsatsos, de que es necesario contar con una estrategia militar que “le pinte la raya a Putin”. 

Compartir